Cuando El Relato Es Una Farsa Nicolás Márquez Agustín Laje

$1.300
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Ediciones Técnicas Empresarias J.E. URIBURU 774 Local, Balvanera, Buenos Aires Atención de Lunes a Viernes de 9:00 a 19:30
    Gratis
CUANDO EL RELATO ES UNA FARSA La respuesta a la mentira kirchnerista "Cuando el relato es una farsa es un ensayo riguroso, concebido para sacarlo a combatir contra la vertiente kirchnerista del peronismo. Los autores (Nicolás Márquez y Agustín Laje) no pretenden haber escrito una obra neutral teñida por la imparcialidad. Nada de una de cal y otra de arena. No es así, para bien o para mal, como debaten los argentinos. En ese país los intelectuales pelean a cuchillo Cuando los montoneros peronistas mataban o eran matados, durante aquella época de locura y fascinación con la violencia revolucionaria, inspirada en el ejemplo cubano, comenzada, por cierto, contra el gobierno de Isabelita Perón, los Kirchner iban consolidando una fortuna en bienes raíces. Esta impostura de los Kirchner, por qué ocultarlo, se compadece con la tradición peronista. El peronismo es cualquier cosa. Más que una corriente ideológica, y mucho menos un código moral, es una coartada para llegar al poder, y luego un discurso populista que le sirve de música de fondo al asistencialismo-clientelista con que se ejerce, mientras muchas de las personas pertenecientes a la cúpula se enriquecen sin pausa ni recato. Los Kirchner son setentistas. Son hijos de esa década de blue-jeans, greñas sueltas y gesto fiero. Si Perón nunca pudo evadirse de la atmósfera fascista en que comenzó a mirar el mundo, a los Kirchner les ocurrió lo mismo con los años setenta. Es una lástima, porque ambas visiones, la fascista y la revolucionaria setentista, que tanto tienen en común, son contraproducentes. Basta ver cómo se conducen los treinta países más prósperos y felices del planeta para comprobar cuán equivocadas están esas dos corrientes históricas del peronismo. En sus orígenes a los peronistas les llamaban descamisados. Tal vez hubiera sido más exacto llamarles descaminados. Como los Kirchner. Fragmentos del prólogo de Carlos Alberto Montaner. NICOLÁS MÁRQUEZ - AGUSTÍN LAJE
Compartir: